domingo, 26 de mayo de 2013

EL ROMANTICISMO (SIGLO XIX)



EL ROMANTICISMO
(SIGLO XIX)

El Romanticismo fue el movimiento artístico y cultural predominante en Europa durante la primera mitad del siglo XIX. Surgió como una reacción contra el Racionalismo y la rigidez de las normas que el Neoclasicismo había impuesto al arte.  Entre 1800 y 1850, la industria editorial recibió un gran impulso debido a los avances técnicos que facilitaron la producción masiva de libros y periódicos.
El romántico del siglo XIX era un soñador, un hombre de empresas imposibles. Quería cambiar el mundo y se identificaba con las grandes causas humanas: libertad, patriotismo, justicia. Su característica principal era su afán por la liberta: libertad ante la tiranía, libertad ante el dogmatismo religioso, libertad moral frente a los prejuicios sociales y libertad artística.
El Romanticismo nace en Alemania, es un movimiento de breve duración, aunque rico en autores, obras y géneros literarios. Al interior del Romanticismo hubo dos tendencias:
a.       Romanticismo exaltado, individualista: destacaba la importancia de las percepciones subjetivas frente al mundo.
b.      Romanticismo tradicional o moderado: trata temas de corte histórico.

CARÁCTERÍSTICAS:
v  Los sentimientos íntimos, especialmente, el amor.
v  La historia y la tradición popular, los autores románticos sintieron gran predilección por los temas históricos. Al igual que lo medieval, lo remoto, exótico y las leyendas populares alimentaron su imaginación.
v  La defensa de los valores nacionales, que se manifestaba en un nacionalismo apasionado.
v  La naturaleza, para el escritor romántico, no es mudo testigo de lo que ocurre, sino un ser vivo que participa de sus sentimientos.

GÉNEROS LITERARIOS:
a.       La poesía: Los poetas románticos trataron de superar las barreras que se interponían entre su corazón y la poesía; es decir, dejaron que sus sentimientos se expresaran libremente.
b.      La prosa: El tipo de novela característico del Romanticismo es de tema amoroso. La más célebre es Las desventuras del joven Werther –del escritor alemán Goethe- que causó verdadero furor en su época.
Se escribieron además numerosas novelas históricas que revelaban el gusto romántico por la aventura. Los prosistas más conocidos de este tipo de obras fueron el inglés Walter Scott, autor de la célebre novela Ivanhoe y los franceses Víctor Hugo y Alejandro Dumas. Se cultivó también el cuento, principalmente el cuento fantástico. El escritor de cuentos fantásticos del Romanticismo fue el alemán Theodor A. Hoffmann.
c.       El teatro: Los dramaturgos románticos desarrollaron un tipo de teatro en el que primaban la libertad y la creatividad del autor. El autor de teatro más representativo del Romanticismo fue el francés Víctor Hugo, quien también se destacó como novelista.

AUTORES:
v  JOHANN WOLFGANG GOETHE: (Frankfurt, 1749-Weimar, 1832) Escritor alemán. Nacido en el seno de una familia burguesa, su padre se encargó personalmente de su educación. En 1765 inició los estudios de derecho en Leipzig, aunque una enfermedad le obligó a regresar a Frankfurt. Una vez recuperada la salud, se trasladó a Estrasburgo para proseguir sus estudios. Fue éste un período decisivo, ya que en él se produjo un cambio radical en su orientación poética. Frecuentó los círculos literarios y artísticos del Sturm und Drang, germen del primer Romanticismo y conoció a Herder, quien lo invitó a descubrir a Homero, Ossian, Shakespeare y la poesía popular. Obras: El capricho del enamorado (1767); Los cómplices (1768); Las desventuras del joven Werther (1774); Fausto (1807); Poesía y verdad (1833).

v  VÍCTOR HUGO: (Besançon, Francia, 1802 - París, 1885) Escritor francés. La infancia de Victor Hugo transcurrió en Besançon, salvo dos años (1811-1812) en que residió con su familia en Madrid, donde su padre había sido nombrado comandante general. De temprana vocación literaria, ya en 1816 escribió en un cuaderno escolar: «Quiero ser Chateaubriand o nada». Obras: El último día de un condenado a muerte (1829); Los miserables (1862); Los trabajadores del mal (1866); Odas y poesías diversa (1822); Las hojas de otoño (1831); Los cantos del crepúsculo (1835); Las voces interiores (1837); El fin de Satán (1886).

v  ALEJANDRO DUMAS: (Villers-Cotterêts, Francia, 1802 – Puys, 1870) Novelista francés. Hijo de un general del ejército francés que dejó a su familia prácticamente en la ruina al morir, en 1806, Alexandre Dumas tuvo que abandonar pronto sus estudios. Llegó a París en 1823, tras una primera experiencia como pasante de abogado, lleno de ambiciones literarias. Gracias a su puesto de escribiente para el duque de Orléans, que obtuvo por recomendación del general Foy, consiguió completar su formación de manera autodidacta. En sus últimos años cayó en una profunda depresión que lo llevó a la locura. Obras: Un baile de máscaras (1835); Deseo y posesión (1861); El hombre sin lágrimas (1859); Los Tres Mosqueteros (1844), El Conde de Montecristo (1845); La boca del infierno (1850).

v  LORD BYRON: (George Gordon; Londres, Gran Bretaña, 1788-Missolonghi, actual Grecia, 1824) Poeta británico. Perteneciente a una familia de la aristocracia de su país, perdió a su padre a los tres años. En 1798, al morir su tío abuelo William, quinto barón Byron, heredó el título y las propiedades. Obras: Horas ociosas (1807); El sueño (1816); Oscuridad (1816); La visión del juicio (1821).

v  WALTER SCOTT: (Edimburgo, 1771 - Abbotsford, Reino Unido, 1832) Novelista, poeta y editor británico. La novela histórica romántica tiene en Walter Scott, si no a su inventor, a su primer y más influyente representante. Hijo de un abogado, desde su infancia se sintió fascinado por las leyendas y los episodios históricos, preferentemente medievales, de su tierra natal escocesa, que posteriormente constituirían el tema principal de muchos de sus poemas y novelas. Obras: Ivanhoe (1819); El pirata (1822).

THEODOR A. HOFFMANN: (Ernest Theodor Amadeus Hoffmann; Königsberg, hoy Kaliníngrado, Rusia, 1776-Berlín, 1822) Escritor y compositor alemán. Hijo de un abogado, su tercer nombre era originalmente Wilhelm, pero más tarde adoptó el de Amadeus en honor a Mozart. Estudió derecho en Königsberg, y empezó en Glogau su carrera administrativa, que lo llevó a Berlín, Poznan y Plock. Obras: Los cuentos de Hoffmann (1880); El magnetizador.

4 comentarios:

  1. Muy buen blog, información muy completa y de mucha ayuda. !

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Mejor esta la pagina de artes revelo
    http://revelo21.blogspot.com.co/

    ResponderEliminar